Noticias

Boletín Solidario

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Matthew Manos

Teníamos curiosidad por saber más sobre el movimiento "Give-Half". Queremos aplicarlo metodológicamente en YouTooday para

seguir haciendo trabajo pro-bono para las entidades para las que trabajamos. Nos pusimos en contacto con Matthew Manos, el fundador del movimiento, porque queríamos saber cómo y por qué llegó a crearlo. Hemos estado encantados que Matthew aceptara nuestra propuesta. Aquí os pasamos la entrevista:

¿Cómo describirías el movimiento “give-half”?

El movimiento “give-half” se había lanzado inicialmente como un proyecto que abriría la externalización de todos los enfoques propietarios de verynice hacia servicios pro-bono estratégicos. Nuestra empresa es la creadora del modelo y después de darnos cuenta de que podíamos mantener el éxito y el crecimiento con estas limitaciones, sabíamos que teníamos que compartirlo con el mundo. Originalmente, publicamos nuestras mejores prácticas en un libro titulado “Como dar la mitad de tu trabajo de forma gratuita” y éstas han sido aprovechadas por miles de profesionales en todo el mundo. A medida que la atención hacia lo que hacíamos seguía creciendo, el modelo se convirtió en una marca propia. Personalmente viajo por toda la región para abogar por esta clase de filantropía radical, y por la idea de que dar puede coexistir fácilmente con el recibir.

¿Cómo llegaste a esta idea de modelo de negocio?

Tuve mi primer cliente pro-bono cuando estaba en la secundaria y rápidamente me convertí en un adicto al proceso. A lo largo de la universidad, trabajé pro-bono para docenas de entidades y grupos de estudiantes en el campus de la UCLA, y finalmente tuve suficiente trabajo para justificar la creación de una marca y un sitio web: verynice. Constantemente observaba la falta de acceso que tienen las entidades de los Estados Unidos a los servicios de diseño. Yo descubría de primera mano la codicia de nuestra industria. La falta de interés de muchas empresas de la utilización de sus habilidades hacia el bien común me comenzó a desanimar. ¿Dónde conseguiría yo un trabajo? Tuve que crear mi propio sitio de trabajo – un empleo que se alineó con mis valores. Al hacerlo, accidentalmente lancé una de las primeras empresas sociales en la industria del diseño.

Las entidades gastan miles de millones de dólares cada año en honorarios a sus proveedores de servicios. La financiación disminuye, mientras que los gastos para servicios de marketing y diseño crecen cada año. De hecho, en 2013 hubieron 62 mil millones de dólares en recortes de fondos federales para las entidades. Cuando se compara esto con el financiamiento de la fundación que, en 2012, llegó a un total de 46 mil millones de dólares, es evidente que el sector social se está agotando abrumadoramente de recursos. Los medios tradicionales de filantropía por sí solos ya no pueden ser su único apoyo.

Cuando una entidad es capaz de ahorrar en valiosos recursos financieros gracias a los generosos compromisos pro-bono de sus proveedores de servicios, ésta es capaz de invertir ese dinero directamente e inmediatamente en su causa. ¡Imagínate lo que un ahorro de 8 mil millones de dólares puede hacer! Como dueños de negocios, empresarios y autónomos, necesitamos dar de nuestra parte para aliviar los gastos que tienen las entidades y hacer de esta acción un componente integral de nuestro modelo de negocio, y esto es lo logramos mediante la metodología “double-half”.

¿Cuál es la metodología de “double-half”?

La metodología “double-half” es parte del modelo de negocio de “give-half”. Básicamente, si trabajas gratuitamente la mitad de tu tiempo y lo haces sin ningún tipo de esmero, el resultado es una simple ecuación: tendrás que hacer el doble de trabajo para poder ser igualmente de eficiente. Como resultado, uno de los componentes clave de la metodología “double-half” es un enfoque innovador para el desarrollo de capacidades en el que la externalización creativa y la apertura a la colaboración remota están en el centro. Los costes fijos mensuales se llevan a un mínimo mediante la incorporación de recursos externos que trabajan en base a proyectos en lugar de desarrollar a un personal dedicado y permanente. Esto conlleva a que la empresa pueda dar parte de su tiempo gratuitamente y de una manera asequible. Mientras que los proyectos que son de pago emplean contratistas a los cuales se les remunera, para los proyectos pro-bono se les invita a participar de manera voluntaria.

Debido a que el modelo prospera con un alto volumen de trabajo, la capacidad principal del empleado (o equipo, si fuese aplicable) es la gestión. Los trabajos típicos de producción se subcontratan tan a menudo como sea posible y son supervisados para mantener el enfoque y permitir una gestión de tiempos exitosa. Mientras que el 100% de los flujos de ingresos garantizados provienen de sólo el 50% de la clientela, el “valor” del servicio prestado proviene de cada uno de los proyectos, independientemente de su modalidad de pago.

Los esfuerzos pro-bono se difunden por el boca-a-boca que se convierten en la principal referencia para nuevas oportunidades de negocio. La mayoría de las veces en las pequeñas entidades los recursos trabajan de forma voluntaria. Éstos tienen “trabajos fijos” en otros sitios que a última instancia podrían convertirse en una fuente de proyectos para las entidades. Las grandes entidades no tienen personal voluntario, pero albergan a miembros del concejo que son influyentes y que a menudo son los consejeros delegados de las grandes corporaciones. Estos miembros del consejo representan un acercamiento a posibles trabajos remunerados que de otra manera no estarían a su alcance.

Cuando estás haciendo algo de forma gratuita, más a menudo que no, se te permite más control sobre el alcance y/o la visión creativa de un proyecto. Como resultado, el trabajo que se deriva del trabajo no remunerado con frecuencia permite el pilotaje de una idea experimental o la creación de una categoría de servicio completamente nueva. Al hacerlo, el trabajo voluntario sirve como una herramienta para el crecimiento de la experiencia y la oferta de una empresa.

¿Para qué tipo de empresas y entidades has prestado estos servicios?

Verynice ha sido capaz de trabajar para una amplia gama de causas en todo el mundo. Reservamos nuestros servicios pro-bono para las entidades sin fines de lucro (501c3), pero también proporcionamos servicios pro-bono parciales a través de tarifas de escala y descuentos a cualquier empresa o entidad que tenga un impacto considerable. Desde nuestra creación, hemos sido capaces de proporcionar trabajo que ha beneficiado a más de 450 entidades.

La mayoría de nuestros esfuerzos filantrópicos y de impacto social abarcan 6 categorías: Educación, Salud, Desarrollo Económico, Arte y Cultura, Derechos Humanos y Medio Ambiente, con la mayoría de nuestro impacto en los sectores de Educación y Salud.

¿Cuál es la cantidad estimada de dinero que tu organización ha dado de forma gratuita con un trabajo pro-bono?

En el momento de nuestra entrevista (enero de 2017), verynice ha podido donar $ 6,572,592.50 de servicios gratuitos y con descuento a 475 beneficiarios que abarcan 1076 proyectos. Con la hora pro-bono oficial con un valor de $ 150, nuestro trabajo se traduce en 43.817 horas de servicio.

Eres también el fundador de Verynice Design, ¿puedes comentarnos sobre esta empresa?

Verynice es una consultora de estrategia de diseño global que da la mitad de su trabajo de forma gratuita. Puse en marcha la empresa en 2008 con el fin de construir un buen ejemplo de lo que un negocio socialmente responsable puede llegar a ser. verynice ha trabajado con cientos de clientes, y nuestros servicios incluyen el diseño tradicional, la estrategia de diseño y la educación de diseño. verynice es también el creador del modelo de “give-half”, así como otra iniciativa, “Modelos de Impacto”.

¿Cuáles son las principales características de un negocio socialmente responsable?

Una empresa socialmente responsable es aquella que no considera el impacto como un pensamiento posterior, sino como un componente integral de su oferta. En verynice definimos una empresa social con fines de lucro como un negocio que enfoca al menos la mitad de sus esfuerzos hacia la creación de impacto. Una empresa social sin fines de lucro, por otra parte, se define como una organización que aprovecha las técnicas del sector privado con el fin de encontrar nuevas vías para la sostenibilidad financiera.